domingo, 30 de octubre de 2011

Cena Internacional. Parte 2: ¡A comer!




En la anterior entrada os conté un poco sobre la idea de la cena internacional y como llegué a hacer empandas chilenas:

Tras todo el ajetreo para hacer las empanadas, y antes de que me diese tiempo a limpiar la cocina empezaron a llegar los invitados. Las primeras personas en llegar fueron Karolina, la representante polaca, y Susanne su compañera de piso y representante alemana.

Karolina nos preparó, o mejor dicho intentó preparar un plato típico de Polonia, elaborado a base de papás. Era una especie de panqueque o "crepe"  de papas. 


Algo de su receta lamentablemente no salió muy bien...



A pesar de ello no se rindió y pasado un rato consiguió prepararlo, ante la atenta mirada de todos:



Desde Israel, Oded nos sorprendió con un delicioso plato elaborado con verduras, mucho tomate, champñones y huevos, todo revuelto y puesto en el sartén.  La verdad es que estaba bastante sabroso, lo tendré en cuenta la próxima vez que quiera comer algo bueno.



La casi improvisada participación alemana, digo improvisada ya que Sussane supo de este evento tan solo unos minutos antes, nos ofreció las típicas salchichas alemanas, y una buena cantida de "pretzels"



Para terminar no podían faltar los postres. Desde Finlandia Tuomo y su novia nos sorprendieron con un sabroso bicocho de chocolate, cubierto con crema de café, chocolate blanco, y algún que otro ingrediente secreto que no recuerdo. El pastel tuvo bastante éxito, aunque Susanne se comió casi la mitad ella sola. Si, tengo competencia aquí en Alemania en cuanto a comer t@rtas.


Alemania también tuvo su aportación con una deliciosa t@rta "casera" de la cual llevo dos días comiendo trozos, ya que sobró bastante, no porque estuviera mala, sino porque fue lo último en llegar a la mesa, y en ese momento no había lugar donde meter mas comida.



 La experiencia fue muy buena, aprendimos un poquito mas de otras culturas, pusimos a prueba nuestros dotes en la cocina, y lo mejor de todo es que pasamos un muy buen rato, hablando, riéndonos, fue muy divertido.

 Espero que se vuelva a repetir, y a ver que es lo que preparo la próxima vez ¿Empanadas? ¿tortilla de papas? ¿o me ateveré con algo mas complicado? Se aceptan sugerencias



Cena Internacional. Parte 1: Empanadas chilenas

Ayer viernes, invité a mis amigos de Alemania a nuestra primer cena internacional, donde cada uno traería alguna comida típica de su país. En esta ocasión contamos con participación israelí, finlandesa, polaca, alemana y por supuesto chilena.

Llevabamos días hablando de hacer una quedada como esta, pero no fue hasta el propio viernes por la mañana cuando decidimos que sería ese día. Yo no estaba muy seguro de que comida preparar así que estuve a punto de ir a otra ciudad (Wiesbaden) a intentar comprar alguna comida chilena a un restaurante que hay allí. Estaba a punto de coger el autobús cuando Karolina me llamó al móvil para preguntarme sobre que haríamos exactamente. Tras un rato hablando con ella, decidí lanzarme a la aventura y preparar yo mismo las empanadas.

El primer paso fue, buscar una receta en Internet para intentar traducir los nombres de los ingredientes e ir al supermercado a comprarlos. Lo siguiente fue... bueno, mejor que las imágenes hablen por si mismas:






 
  

Koblenz: Deutsche Eck y Bundesgarten (Parte 2)

Esta entrada es la continuación del viaje a Koblenz, para ver la primera parte haz click aquí

En la anterior entrada os contaba que habíamos ido a Koblenz, y que allí estuvimos mas de una hora haciendo cola para subir a un teleférico sin saber exactamente con que nos encontraríamos allí arriba. Pues nos encontramos con mas exposiciones de flores, en un gran parque con muchos pabellones y muchas actividades de todo tipo. 


Durante la tarde tuvieron lugar varios espectáculos en un gran escenario (digno de grandes festivales) así como proyecciones de videos documentales sobre variados temas, la verdad es que tampoco les presté mucha atención.


Como se puede ver en las imágenes había un agradable ambiente familiar, con gente de todas las edades.  El día era perfecto, soleado con una temperatura agradable así que decidimos tumbarnos un buen rato en el cesped y disfrutar. 

Como dije antes, habían muchos pabellones dedicados al tema de las flores:


Dentro de uno de los pabellones grabe este pequeño vídeo con el móvil (perdonad por  la calidad) para que hagáis una idea del ambiente festivo que se vivía allí. Según Christiane, estas son las típicas canciones alemanas.

video

Este es uno de mis favoritos, una pequeña estructura metálica y agua que junto a las plantas acotan el espacio de una manera bastante interesante y sobre todo agradable por el olor desprendido por las flores. Cuando diseñe mi propia casa, consideraré la opción de hacer una terracita así:



Por lo que pude entender de los cartelitos de los pabellones, estos fueron diseñados por alumnos de la Fachhochschulle de Koblenz, y por lo que pude leer unos días después en una de las revistas de la escuela, había uno diseñado en la Escuela de Mainz.


Otro de los pabellones que me llamó la atención fue este precioso mirador de madera. que parece flotar en el aire, ya que solo está apoyado en unos pequeños apoyos metálicos. 




Las vistas desde aquí eran muy bonitas, sobre todo cuando se empezó a hacerse de noche







Cuando se acercaba la noche la gente empezó a desplazarse hacia la zona del escenario, ya que empezaban los conciertos. Esta migración me permitió captar curiosos momentos como este, en los que dos jóvenes (Karolina y Christiane) disfrutaban de un solitario e interesante panorama:




Tras los conciertos y como punto final a la exhibición de flores mas famosa de Alemania no podían faltar los fuegos artificiales:


video

Para volver al otro lado del río, esta vez fuimos mas astutos y mientras todo el mundo disfrutaba de los fuegos artificiales desde la zona del público frente al escenario, nosotros nos fuimos directamente a la cola, que empezaba justo al lado de donde se lanzaban los fuegos, así que esta vez solo tardamos unos cinco minutos en poder subirnos al teleférico.

Ya estando abajo, no podíamos quedarnos sin pisar el "Deutsche Eck", que como mencione en el otro post, no es mas que la esquina generada entre dos ríos mas famosa de Alemania. Para el recuerdo quedará esta gran fotografía tomada con la cámara de mi amigo Oded.

De izquierda a derecha ( o de atras hacia delante) el equipo formado por Oded, Tuomo, Karolina, Carlos, Yo, y Christiane
En resumen, un día estupendo, lleno de momentos agradables, risas, viendo cosas nuevas, y sobre todo con una muy buena compañía. Tengo que decir que lo paso genial con este grupito, cada uno de un rincón del mundo distinto, cada uno con su propia historia, cada uno con algo nuevo que contar, enseñar y sorprender cada día.


martes, 25 de octubre de 2011

Koblenz: Deutsche Eck y Bundesgarten (Parte 1)



Si le preguntas a Oded (mi amigo israelí), que es lo mas loco que ha hecho en su vida, te dirá que sin dudas ir al Deutsche Eck, que traducido al español sería "la esquina alemana". ¿por qué responderá eso? Pues, hace ya casi dos semanas le comenté que podriamos ir Koblenz a pasar el domingo. Me preguntó que había de intersante allí,a lo que respondí: "Bueno,  dos ríos que se unen y forman ... una esquina". Desde ese momento no ha dejado de bromear con la palabra "Eck", es que en verdad, dos ríos que se une, ¡es una completa locura!

Carlos, Christiane, Karolina y Oded
Dejando atrás esta absurda anécdota fuimos a Koblenz, o en español Coblenza, ya que era el último de día del Bundesgarten (BUGA), la mas famosa exposición de flores de Alemania. Cogimos el tren desde Mainz, cerca de las 10:30 de la mañana y en una hora estuvimos allí.  En principio íbamos Oded, Karolina, Carlos, Christiane y yo, pero a mitad del camino nos llamó Tuomo diciendo que se incorporaría una hora mas tarde. De modo que estuvimos casi una hora sentados en la puerta del BUGA, de modo que nos dio tiempo para sacar decenas de fotos entre nosotros, aquí solo compartiré algunas al azar. 



Carlos y yo. La cámara no es mía... ojalá!

Christiane (mi compañera de piso) y Karolina

No voy a mentir, pero no tengo idea de flores, me parecen todas lo mismo, y como le dije a Carlos, como mucho se distinguir una rosa de un clavel, pero poco mas. Intenté leer los carteles explicativos, pero al estar en alemán era casi lo mismo que no hacerlo.


Entrada del Bubdesgarten

A pesar de mi completa ignorancia sobre plantas y flores, la verdad es que me pareció todo muy bonito y aproveché el día para hartarme de sacar fotos. Por suerte no todo eran flores, y habían diversas instalaciones de muchos tipos, una de ellas eran unos simples arboles de los que emanaban sonidos que te hacían cambiar por completo la percepción del espacio, muy curiosa la verdad. Incluso nos dimos el gusto de dejar nuestras firmas y dibujos en este curioso libro de invitados:


Lo interesante de esta visita fue que por ser estudiantes nos costó la entrada solo 5€ y en ella también se incluía la posibilidad de cruzar al otro lado del río en unos funiculares. Yo había visto fotos preciosas desde el otro lado, y el echo de cruzar hasta allí era lo que mas me llamaba la atención en ese momento.



Después de un rato decidimos montarnos, así que nos pusimos en la cooooooolaaaaaaaaaaaa. Estábamos bastante cerca de la entrada a los teleféricos, con lo que pensamos que sería algo rápido. Cuando ibamos llegando nos dimos cuenta de que la cola daba una vuelta enorme. No se cuantos metros tenía, aunque avanzaba de prisa. Estuvimos casi  una hora y cuarto para subir, sin dudas la cola mas larga en la que he estado.


Lo bueno es que a lo largo de la cola, habían puestos de helados, comida, bebida y cosas muy interesantes para ver, como esta gran estatua del primer emperador germano, William I:


Tras esa larga espera conseguimos montarnos en el teleférico, y disfrutar de estas impresionantes vistas:



Y aquí está la famosa esquina Alemana "Deutsche Eck" de la que hablaba al principio, el la cual se unen los ríos Rin y Mosel, con el emperador mirando hacia la recién nacida Alemania.


Lo que nos esperaba allí arriba ... en el próximo post

Actualizado:  Segunda parte





lunes, 24 de octubre de 2011

Mi nuevo lugar de trabajo

Hace un par de días os conté que tenía mi propia mesa en la sala de estudios de la escuela, pues ayer he cambiado la mesa por una mejor. La verdad es que las condiciones del lugar son bastante agradables, es como un gran estudio donde cada uno está trabajando en sus propios proyectos o estudiando. Si necesitas ayuda siempre hay alguien dispuesto a ayudar o a aportar nuevas ideas ya esté estudiando arquitectura, interiorismo, "media design"  o ingeniería. Estoy muy contento, si hasta me dan ganas de estar allí siempre. Con decir que he pasado todo el fin de semana allí trabajando en vez de salir o irme de paseo.


Un dato curioso de este gran estudio es quien lo administra. Son los propios estudiantes quienes se encargan de todo y mediante asambleas periódicas se realizan nuevas incorporaciones o se vota por realizar algunas mejoras. El espacio físico en sí ha sido cedido por la universidad a los alumnos, pero no es el único que hay, alrededor de la ciudad hay tres o cuatro sitios como este administrados también por los propios alumnos. 

En el recuerdo quedarán aquellos días en que tenía que ir de un edificio a otro en Sevilla,  cargando con el material de trabajo, para poder tener un par de metros cuadrados y una mesa donde poder trabajar con mis compañeros.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...